30 ene. 2014

Echar la quiniela: MIR

Este fin de semana, miles de estudiantes de distintas titulaciones se presentan a una oposición nacional, para intentar hacerse con una plaza como especialistas.

Otro año más, las redes sociales se inundan con la inquietud y los nervios de estos chavales. Otro año más, las noticias sobre cómo será el examen, las plazas ofertadas, el futuro de la especialidad, etc. se convierten en parte de la temática de la cual estos chavales están pendientes.

Otro año más, la triada mafiosa de las academias, termina de hacer su "Agosto" particular, y se preparan para el reclutamiento de los siguientes primos a los que timar. No sin antes, darle ánimos a sus estudiantes y darles las últimas instrucciones para que "todo les vaya bien".

Otro año más, llega para los estudiantes de Medicina: el examen MIR.



Un examen que, como bien he dicho en la primera frase, no es más que una oposición estatal de acceso a las plazas de especialidad. Por si no hemos sufrido ya suficiente durante 6 añitos, ahora toca presentarte a un examen tipo "selectividad", pero aplicado al grado universitario sanitario específico.

Una oposición que, por cierto, no será la última. Ya que, una vez terminada la especialidad, toca presentarse a otra oposición estatal para acceder al SNS o bien al sistema de salud de cada comunidad autónoma.

Particularmente, no estoy ni a favor ni en contra de dicho examen.

Estoy en contra del chiringuito de feria que tienen montado alrededor de él. Estoy en contra de que sea un examen en desigualdad de condiciones. Porque, evidentemente, la educación que un estudiante ha recibido en una facultad de Medicina, no es igual que la educación que ha recibido otro, en una Facultad distinta. Eso, con o sin academia, se va a terminar notando chavales.


Pero, lo que peor me sabe de esta oposición, son sus condiciones posteriores. Después de haber sufrido varios meses estudiando como un auténtico campeón, llega el día clave, y no te sale el examen como pensabas. O, llegas y haces un examen estupendo, pero sin embargo hay 800 tíos más, que han hecho un examen estupendo.

En el primer caso, lo más probable es que, sino tienes un mínimo, te quedes sin plaza. O que tengas que elegir plaza en una especialidad que...bueno ni te gusta ni te disgusta, pero la haces.

En el segundo caso, te quedas con la cara de pasmarote a menos que tu nota de expediente (también influida por la calidad que hayas recibido en tu Facultad), marque la diferencia. Porque, tras seis años de carrera, en la elección de especialidad, nuestras notas sólo cuentan un 10%...

Seis años de mi vida estudiando, sufriendo con sangre sudor y lágrimas, ¿para qué? Para poco la verdad. Aunque muchos digan que tus notas te harán subir puestos, lo que vale la pena es el número de respuestas que hayas acertado en el MIR. Y se pretende incluso quitar ese 10% en un futuro...denigrante, pero es la única forma de restarle importancia a esas "desigualdades entre facultades".

Y ya por último, estoy en contra de que cada año se reduzcan más las plazas como especialistas. De que se instaure una política de mínimos, para que después haya gente que se queda fuera. De que, tras finalizar el proceso, haya plazas que se queden sin cubrir. Y estoy en contra de que se desvirtúen a las especialidades, a través de este sistema competitivo, agresivo y podrido que es el examen MIR.

Pero evidentemente, una sola persona no puede cambiar el sistema. Más aún, si el colectivo que tendría que movilizarse, se trata de un colectivo pasivo y alienado, que termina pasando por el aro. Al igual que tendré que hacer yo en un futuro.

Porque el MIR, es como echar la quiniela del fútbol. No es lo mismo echarla si conoces todas las variables, noticias, estadísticas, información, a echarla sin saber nada de fútbol. E incluso así, sabiéndolo todo, puede que llegue el momento de rellenarla...y no te toque un duro.

Mucha buena suerte a todos los aspirantes MIR; EIR; PIR; FIR; etc, etc.

Como dijo Yoda & Obi: "Que la fuerza os acompañe"



3 comentarios:

  1. ¡Gracias por la suerte/Fuerza! :D

    Bueno, hay mucho que discutir y es un tema interesante que me toca de cerca... así que permíteme que te comente mi opinión de algunas cosas.

    1) Academias y negocio: es un tema muy espinoso, no seré yo el que beatifique a las academias como más que lo que son -un negocio- que aprovecha este instrumento institucional que es el MIR para ganar pasta. Vale, pero veamos también sus aspectos positivos, yo en la academia he aprendido cosas que no he aprendido en la facultad y que me sirven incluso un poquito para el futuro profesional. Además de preparar el MIR como no se hace (y mira que se intenta a veces) en la facultad. Hay academias preparatorias para todo tipo de oposición (profesores, policías, etc,) y no es obligatorio tener que ir a una para preparar el MIR... bueno, simplemente quería matizar ese discurso de "las academias quieren ganar dinero y son el mal".

    2) "Nuestras notas valen sólo el 10%" yo creo que a veces debería valer incluso menos. Los temarios en las facultades de Medicina no están homogeneizados y las competencias/criterios de corrección/"dificultad" no es igual en todas las facultades de España. El examen MIR ciertamente es injusto (como cualquier examen pues ese día puedes no estar fino o tener mala suerte y eso no refleja lo que sabes/no sabes) la vara que nos mide puede no ser correcta, pero es la misma para todos. Si hubiera unos criterios y temarios unificados para todo el país podríamos empezar a hablar de aumentar el peso del expediente. Además, aunque el MIR contiene preguntas del tipo "¿¡Qué coño es esto!?" o "Leí sobre este tema tan extraño hace dos años y me acuerdo pero esto no lo sabe ni el tato, ¡Qué suerte!" el que tiene mejores notas tiende a hacer mejor examen, tal vez suene muy viejuno pero trabaja, estudia, aprende y no te tires 6 años copiando en los exámenes que si no en el MIR la cagas.

    3) "sistema podrido y desvirtuado que es el MIR; agresivo y competitivo" Mira, a lo mejor es que yo no aspiro a ser cirujano pediátrico en La Paz o a Cirugía Plástica en el Clinic... pero, ¿Qué alternativas se te ocurren? A mí me parece un sistema bastante justo, que siempre es mejorable, pero no sé cómo podría garantizarse el acceso a una especialidad (que, por cierto, es obligatoria para ejercer en el SNS desde 1995) de forma más o menos reglada y uniforme para todos. No se me ocurre, aunque ese sistema genere competitividad (algo que es cierto), ¿Es la competitividad algo tan horrible?

    4) Me parece mal que se reduzcan las plazas, claro, en vista que aumenta el nº de estudiantes egresados... aquí imagino que el punto es encontrar el número que permita acceder a los estudiantes y que queden el menor nº de plazas vacantes. Pero tampoco se puede obligar a nadie a escoger algo que no quiere hacer por los próximos 4-5 años.

    Creo que no me dejo nada, ¡Ala que tochazo!

    Un abrazo,

    JARS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario Juan.

      Mi postura respecto a las academias oscila a menudo entre la aversión y la indignación. Sé que son una buena herramienta para prepararte el examen, pero el hecho de que tenga que pasar por ellas "recomendablemente", para poder estar a la altura de mis compañeros en el MIR y obtener plaza...me frustra. Tener que "pasar por el aro", es algo que nunca me ha hecho mucho chiste. Pero respeto y apruebo tu opinión de que las academias no son el diablo, sólo son la herramienta para prepararte el MIR.

      2. Totalmente de acuerdo contigo. Pero me me da mucha pena, que al final el expediente valga tan poquito por la tremenda heterogeneidad que existen entre facultades. Y ya, ni que hablar de los copieteos, acciones fraudulentas, distintos métodos de evaluación, etc. Claro que el expediente se debería reducir atendiendo a esto, pero también se debería intervenir sobre el conjunto de facultades de medicina del país para que exista un consenso en el saber de los estudiantes de medicina de españa. Y me ha encantado tu frase final, ese es mi consuelo a menudo.

      3. Por el momento, no se me ocurre otro sistema que sea viable actualmente. Es una oposición y lleva innatos los valores de competitividad, exigencia y, en fin...lo de desvirtuado y agresivo sobre todo porque te conviertes en "tú, contra el resto". La competitividad no es horrible, pero sería la leche que todos pudiéramos tener plaza.

      4. Hay que aumentar las plazas MIR, equilibrar la de egresados y mejorar la formación generalizada de los médicos y estudiantes.

      Mucha suerte MIRero, que seguro que sacas un pedazo de número. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Que conste que las academias me dan tirria y cierta animadversión. Habrá que buscar una manera de mejorar la formación en la facultad para hacer innecesario este paso (y ¡Ojo! creo que ahora te forman en la facultad mejor que hace unos cuantos años).

      Eliminar